• Abusar del picoteo nutricional: frutos secos, chucherías, zumos azucarados.
  • El déficit de ingesta diaria de verduras y hortalizas
  • El abuso de alimentos de alta densidad calórica por su nivel en grasas.
  • La ingesta de hidratos de carbono de absorción rápida como la bollería.
  • El elevado consumo de alimentos hiperproteicos.
  • La falta de ejercicio físico